Barrera

Una joya escondida

Una auténtica y muy recomendable casa de comidas

Santa María de la Alameda es un pequeño pueblo situado en el límite de la provincia de Madrid con la de Ávila; a los pies de la Sierra de Guadarrama, se encuentra situado a casi 1.500 metros de altura y rodeado de bosques de pinos, pastos y arroyos lo que permite disfrutar de un producto excepcional: setas (especialmente boletus), productos de la huerta o carnes gozan de reconocido prestigio.

Y de aquí, de Santa María de la Alameda, vino Ana Barrera hace ya 14 años a montar uno de esos lugares que permiten disfrutar de la oferta genuina de una auténtica casa de comidas. Un profundo conocimiento del producto y una fantástica mano en la cocina permiten al comensal hacer un recorrido por platos tradicionales perfectamente ejecutados y que, salvo algunos fijos atemporales, va variando en función de la temporada.

Pero vamos a contarles lo que es una visita a Barrera. En primer lugar, no se dejen engañar por esa fachada casi anónima y vayan a pasar de largo del local; entren al bar, y busquen el comedor situado al final de la barra donde encontrarán unas pocas mesas perfectamente vestidas y una decoración sencilla que crea un ambiente francamente agradable. Para este gato, lo indicado es que según se sienten, pidan unas patatas revolconas con torreznos que harán de aperitivo perfecto (aunque estemos en mitad del calor veraniego), con este plato tan sencillo ya se empieza a ver la importancia que dan en esta casa al producto.

No esperen a que les traigan la carta … sencillamente no hay carta. Ana vendrá a su mesa con una sonrisa y les contará los platos que tiene ese día. Si son de setas y están en temporada no dejen pasar la ocasión de tomar unos boletus con un aroma como difícilmente encontrarán en otro sitio y, en cualquier caso, todas las verduras que les ofrezcan serán de primer nivel con especial mención a un canónico pisto con huevos aunque tampoco es mala opción una estupenda perdiz escabechada o los guisos de cuchara.

De segundos pueden hacer un recorrido por la cocina tradicional sin temor a equivocarse. Si les apetece pescado el que les ofrezcan en el día pueden tener la seguridad de que será de primera; en nuestra última visita, una merluza simplemente rebozada acompaña de unos pimientos de primera, un bacalao con tomate y una ventresca de bonito nos demostraron lo sencillo que puede ser el comer estupendamente con recetas sencillas de toda la vida.

Si prefieren carne, uno de los fijos de la casa es el cabrito, pidan la paletilla o las chuletillas y encontrarán una carne tierna y con un sabor delicado o si prefieren algo más contundente unas tradicionales albóndigas o alguna pieza de ternera de Ávila servida por La Finca de Jiménez Barbero … que tiene su origen en Santa María de la Alameda (eso sí, yo les aconsejo vivamente que en todos los platos pidan de guarnición patatas fritas).

De postre, un sorprendente y rico coulant de turrón y una estupenda tarta de limón que llega caliente a la mesa.

Para beber sí tienen carta pero lo normal es que no esté actualizada, díganle a Ana lo que quieren y seguro que les encuentra algo a su gusto dentro de una oferta sencilla y sin grandes referencias.

En resumen, una visita muy recomendable a una genuina casa de comidas, un lugar que nunca defrauda y que nos permite disfrutar del sabor de platos sencillos elaborados con productos de primera que ya querrían conseguir restaurantes de mucha más alcurnia.

Barrera
Alonso Cano, 25
28010 Madrid
Tfno:
915 94 17 57

Valoración global

Ultimas entradas

By | 2018-10-05T09:03:33+00:00 septiembre 27, 2018|